biomass electric minery

Forestalia priorizará sus actuaciones de generación eléctrica mediante biomasa en zonas mineras

El municipio de Guardo, en la comarca minera de La Montaña Palentina, se suma a la cartera de proyectos de Forestalia para una futura planta de generación eléctrica mediante biomasa agroforestal.

La cultura energética e industrial de las zonas mineras, la mano de obra cualificada, la capacidad de evacuación eléctrica, el apoyo institucional y la abundancia de paja de cereal y recursos forestales sostenibles en el entorno, son las razones de esta decisión estratégica.

Forestalia ha decidido priorizar, dentro de la línea de negocio de la generación eléctrica mediante biomasa, las actuaciones que se desarrollen en zonas de tradición minera de carbón. La cultura energética e industrial de las zonas mineras, la disponibilidad de mano de obra cualificada, la capacidad de evacuación de la energía eléctrica generada y el apoyo social e institucional son claras ventajas para invertir de forma prioritaria en las zonas mineras.

La biomasa es una de las tres líneas de actuación de Forestalia en generación eléctrica renovable, junto a la tecnología eólica y la fotovoltaica.El apoyo social e institucional a estos proyectos en zonas de tradición minera se ha puesto de manifiesto en las reuniones de trabajo mantenidas entre Forestalia y colectivos muy diversos del tejido socioeconómico y las instituciones, a todos los niveles. Por ello, y sin renunciar al resto de proyectos de generación mediante biomasa, Forestalia ha valorado priorizar las actuaciones previstas en zonas mineras, donde se cuenta con un claro apoyo del tejido social y de las instituciones autonómicas y locales, como Cubillos del Sil (El Bierzo, León).

A esta cartera de proyectos, Forestalia suma ahora una planta de generación eléctrica alimentada con biomasa agrícola y forestal en Guardo, en la comarca minera de La Montaña Palentina. La planta que se proyecta en Guardo, de 49,9 megavatios (MW) se abastecerá en torno al 50 por ciento de paja de cereal del entorno, con una alta proporción de paja de centeno, cereal que se produce singularmente en esta zona palentina, y de muy bajo consumo en ganadería.

El resto, residuo forestal, procederá del entorno más cercano a la planta, el norte de Palencia y sobre todo Cantabria. Al igual que la planta de Cubillos del Sil, se trata de un proyecto que aplicará las últimas tecnologías para optimizar la eficiencia y minimizar las emisiones, cuyos ratios no solo cumplen con la normativa vigente, sino también con las recomendaciones de la Unión Europea a partir del año 2020, según directivas de la Comisión Europea y auspiciadas por el Foro de la Unión Europea para la Protección del Medio Ambiente.

Tecnología puntera y solo combustible agroforestal

El uso exclusivo de biomasa agrícola y forestal y la tecnología aplicada, que incluye el puntero Sistema de Reducción Catalítica de Emisiones (SCR), permiten la construcción de este tipo de plantas con mínimas emisiones: una planta como la de Guardo o Cubillos del Sil produce unas emisiones 500 veces menores que las de una central térmica de carbón media en España.

Queda descartado cualquier otro combustible que no sea paja de cereal y residuo forestal tanto en Guardo como en Cubillos del Sil. Esta limitación es un condicionante esencial del proyecto, y responde al requisito fijado por el Ministerio de Industria y Energía, que en la convocatoria de la subasta de renovables de enero de 2016 exigió el uso exclusivo de biomasa agrícola y forestal. Los derechos derivados de la adjudicación en esta subasta otorgan a Forestalia la posibilidad de situar sus plantas en cualquier parte de la España peninsular. Tras el análisis de alternativas, se ha optado por las ubicaciones de Castilla y León, por todas las ventajas señaladas.

Ventajas de la biomasa

La generación eléctrica mediante biomasa conlleva importantes derivadas sociales, ambientales y económicas. Es una tecnología con balance global neutro de C02, algo fundamental para mitigar el cambio climático. Cada planta supone una inversión inicial de unos 100 millones de euros. Durante su construcción, trabajan unas 200 personas en un periodo de dos años, más otros 50 puestos de trabajo industriales directos que se generan en cada planta, cuando entra en funcionamiento. A ellos se añaden los empleos directos e indirectos inducidos en aprovechamientos y limpieza de montes, logística y transporte, que alcanzan los 300 puestos de trabajo.

Además, las plantas tendrán un impacto positivo en los agricultores locales, que se beneficiarán de esta oportunidad para la venta de paja de cereal, especialmente en Guardo, proyecto con mayor proporción de paja que el de Cubillos del Sil. En gran medida, se utilizará paja de centeno, con más difícil salida y sin uso ganadero. Con ello, unos 500 agricultores de la zona de influencia de La Montaña Palentina pondrán en valor este subproducto.

Las plantas se diseñan según el combustible de proximidad más apropiado, siempre biomasa agroforestal (paja y residuo forestal). De esta manera, proporcionan ingresos complementarios a la agricultura del entorno, yrentabilidad y sostenibilidad a los montes cercanos, que tienen una oportunidad para gestionar sus recursos mediante trabajos silvícolas de aclareo y prevención de incendios. La rentabilidad de los bosques es una de las mayores garantías para minimizar el número de incendios.

En total, se estima que una planta de este tamaño precisaen torno a 280.000 toneladas anuales de biomasa, según los altos niveles de eficiencia proyectados, pudiendo variar ligeramente en función del mix de combustible. Forestalia adjudicó en fechas recientes la construcción, operación y mantenimiento de la planta de Cubillos del Sil a Acciona Industrial, en unas condiciones que permiten optimizar la eficiencia y los bajos niveles de emisiones. Este contrato se hace extensivo al proyecto de Guardo. Acciona Industrial tiene experiencia acreditada en plantas con uso principal de paja de cereal.

2018-02-11T17:03:30+00:00